san-josé

 

 

Novena a San José,
para preparar su fiesta.

San José, fiel padre proveedor del Divino Niño, esposo virginal de la madre de Dios, protector poderoso de la Santa Iglesia, venimos a tí para encomendarnos a tu protección especial. Nada buscaste en este mundo sino la gloria de Dios y el bien del prójimo. Totalmente entregado al salvador, tu felicidad consistía en orar, en trabajar, en sacrificarte, en sufrir, en morir por El. Fuiste un desconocido en este mundo pero íntimo de Jesús. Su mirada reposaba confiadamente en tu vida simple y oculta en El. San José, has ayudado ya a tantos hombres, recurrimos a tí con entera confianza. Tu ves a la luz de Dios nuestras necesidades, tu conoces nuestras preocupaciones, nuestras dificultades, nuestras penas. Solicitamos a tu paternal amabilidad este asunto particular... (encontrar trabajo por ejemplo). La ponemos entre tus manos que protegieron al Niño Jesús, pero antes que nada pide para nosotros las gracias de no separarnos nunca de Jesús por el pecado mortal, de conocerlo y de amarlo cada vez más, así como a su Santa Madre, de vivir siempre en presencia de Dios, de hacer todo en función de su gloria y el bien de las demás almas y de lograr algún día ver a Dios para alabarlo eternamente contigo. Así sea.

 

Esta novena a San José es muy eficaz para hallar empleo (comprobado en numerosas ocasiones). Se puede hacer la novena en cualquier momento del año, y ¡ sería sorprendente si al final de la misma, San José no le enviara un pequeño contrato ! Puede hacer la prueba varias veces.

 

San José (quien fuera carpintero) también puede ayudarlo a conseguir un techo (alojamiento), es muy efectivo para obtener dicha gracia.

Oración a San José para pedir la gracia de una buena muerte

 

San José, padre proveedor de Nuestro Señor Jesucristo, padre rebosante de gracias, esposo de la bienaventurada Virgen María. Tu vida fue completamente santa y justa y, por ello, nada vino a perturbar, al final de tu existencia, tu anhelo celestial. San José, patrón indicado de los moribundos, nos encomendamos a tí en nuestra última hora terrenal. Cuando nuestras almas abandonen este mundo, pide por nosotros, con la Virgen María, tu santa esposa y nuestra madre, la gracia de vuestro hijo divino, para que, llenos de una fe imperturbable, de una esperanza inalterable y de una caridad incandescente, podamos vencer las tentaciones del enemigo malo y depositar nuestra alma sosegada, entre las manos del Padre, después de haber recibido dignamente a Jesús en la santísima Hostia. Así sea.

 

Una oración a San José, patrón de los trabajadores, te ayudará a conseguir empleo. ¡ Visite el santuario San José

 

 

W3C-xhtml-validation  W3C-css-validation